Nuestra Historia

Con más de 50 años de experiencia, CEFA TOYS ha conseguido afianzarse dentro del sector juguetero y convertirse en una de las empresas líderes en la fabricación y comercialización de juguetes educativos.

Cada año nuestro departamento de desarrollo, que trabaja asesorado por un prestigioso equipo de psicólogos y pedagogos, pone toda su ilusión y esfuerzos en crear juguetes asequibles, innovadores, y que se adapten a las necesidades de los niños, fomentando el aprendizaje y el desarrollo de sus aptitudes.

Todo ello, por supuesto, sin comprometer la calidad de nuestros juguetes. Todos ellos son sometidos a rigurosos controles de fabricación, en los que no sólo se comprueba su calidad sino también su cumplimiento con las cada vez más estrictas normas de seguridad europeas.

Para conocernos mejor, a nosotros y a nuestro amplio catálogo de productos, le invitamos a leer el siguiente apartado sobre la historia de nuestra empresa y a navegar por el resto de secciones de nuestra página web.

CEFA TOYS, TODA UNA VIDA JUNTOS

En el año 1946 Eduardo Blanchard funda en Zaragoza la empresa Celulosa Fabril (CEFA). Orientada en un primer momento a la fabricación de cápsulas de celulosa para tapones de botellas, muy pronto el negocio familiar comienza a expandir su actividad con la manufactura de gelatinas, sacarinas y jabones.

En 1952, con el desarrollo de la inyección de termoplásticos, CEFA inicia la producción de plásticos mediante moldes de inyección, y con ella la manufactura de juguetes, entre otros productos.

En los años posteriores Celulosa Fabril vería salir de su factoría miles y miles de barcos, trenes, juegos de té, garajes desmontables, hula-hoops, palas, cubos y un largo etcétera de juguetes de las clases más variopintas.

Aunque, cuando realmente puede decirse que CEFA obtiene su consolidación en el mercado del juguete, es en los años 80, con la comercialización de juegos de mesa y kits científicos. Seguramente no serán pocos los niños de aquella época, hoy adultos, que recuerden con especial añoranza aquellas tardes jugando durante largas horas con Quimicefa, El Mago electrónico, El Imperio Cobra, o Intelect, por citar solo algunos juegos.

En 1993 CEFA decide centrar su actividad exclusivamente en el sector de la automoción, creándose para la división del juguete una nueva empresa: CEFA TOYS.
Para adaptarse a las nuevas exigencias del mercado, la compañía opta, en esta nueva era, por reorientarse hacia los juguetes didácticos y electrónicos. Aplicando la tecnología de los chips a los juguetes, empieza a comercializar los primeros ordenadores para niños, cosechando un gran éxito con Quique, mi primer ordenador.

Desde entonces, CEFA TOYS ha recorrido un largo camino, aunque sin olvidar su emblema: el de adaptar sus juguetes a los nuevos tiempos, sin hacer perder nunca a éstos su esencia educativa.